¿Cuáles son las diferencias entre una tarjeta de crédito y una tarjeta de débito?

Tanto las tarjetas de crédito como de débito suelen ser aceptadas sin mayor problemas en casi todos los establecimientos comerciales, las tarjetas de crédito están marcadas con el símbolo que identifica a la corporación de crédito que la sustenta, y son utilizadas en todos los sitios donde se les acepta, los cuales por lo general muestran etiquetas o paneles que dan a conocer que tipo de tarjetas son aceptadas, las tarjetas de débito se usan igualmente que las de crédito, para pagar bienes o servicios, la diferencia radica en cómo es que el dinero es movilizado por la tarjeta, es decir, de donde sale este dinero.

Una tarjeta de débito jala el dinero de la cuenta bancaria del usuario, mientras que una tarjeta de crédito jala el dinero de lo que se conoce como una “línea de crédito”, las tarjetas de débito tienen algunas de las ventajas de las tarjetas de crédito pero operan de forma diferente, cuando realizamos una compra con una tarjeta de débito estamos consumiendo parte del dinero de nuestra cuenta bancaria, funciona de la siguiente manera, el vendedor transmite cierta información al banco, el banco coteja si el monto está disponible en nuestra cuenta, si es así autoriza el proceso y transfiere ese monto a la cuenta del vendedor, lo cual suele suceder dentro de un lapso de tiempo determinado que depende de cada entidad bancaria.

Resulta obvio que si nuestra cuenta bancaria no cuenta con un monto determinado, y nuestra compra de bien o servicio con tarjeta de débito excede ese monto, la operación es declinada por el banco, esta es la razón por la que quienes usan tarjetas de débito deben monitorear permanentemente sus saldos y estados de cuenta. No es el caso con las tarjetas de crédito, ya que con ellas podemos adquirir bienes por montos mayores a los que tenemos en nuestra cuenta bancaria, pero hasta cierto límite.

Una tarjeta de crédito permite, en realidad, hacerse un préstamo el cual se pagará en partes, las empresas de crédito le cargan al usuario intereses al monto consumido, aunque en algunos casos hay un periodo de gracia de 30 días dentro del cual se puede cancelar la deuda sin intereses, siempre y cuando no se arrastre un balance de meses anteriores.

Las tarjetas de débito por otro lado tienen el encanto de permitirle al usuario consumir bienes o servicios sin tener la necesidad de llevar grandes cantidades de dinero consigo y, sin la sensación incómoda de estarse haciendo un préstamo.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito son, físicamente hablando, tarjetas de plástico con una banda magnética, las hemos visto seguramente por donde vayamos, la gente las lleva en sus carteras y billeteras y las utilizan de forma rutinaria para pagar productos o servicios. Las personas que utilizan estas tarjetas de crédito tienen la autorización de adquirir tales bienes y servicios hasta un determinado monto al que se le llama límite de crédito, o crédito límite. El proceso es como sigue: el vendedor recaba información del dueño de la tarjeta, el banco emisor de dicha tarjeta es quien le paga al vendedor por el consumo del cliente, y finalmente el cliente le paga al banco dicho monto, en cuotas mensuales, las cuales pueden tener intereses.

Los bancos emisores de las tarjetas de crédito tienen sus propias políticas, por ejemplo, el usuario puede elegir entre tarjetas aseguradas y no aseguradas, las tarjetas aseguradas requieren que quienes las solicitan depositen un monto en efectivo que será igual al límite de crédito deseado, de tal forma que si el cliente no paga la deuda con el banco, este se cobra del depósito inicial.

Por otro lado, una tarjeta de crédito no asegurada, se les otorga por lo general a personas con buen historial crediticio y que han demostrado ser buenos pagadores, en este caso los límites de crédito se determinan en base a diversos factores individuales, en este caso estas tarjetas se comportan como verdaderos préstamos bancarios pre-aprobados, con intereses similares a dichos préstamos bancarios.

Los principales beneficios de las tarjetas de crédito son el acceso instantáneo a más dinero del que normalmente se puede portar en efectivo, el mejor uso que se le puede dar a una tarjeta de crédito es usarla para adquirir bienes que generen luego ingresos con los que se pueda pagar la deuda, como herramientas de trabajo o cursos de formación laboral o académica.

Las tarjetas de crédito pueden convertirse en un problema cuando su dueño gasta más de lo que gana mensualmente, los bancos permiten al usuario arrastrar los pagos a meses posteriores, pero esto ocasiona que los intereses sean mayores, igualmente, el olvidarse de pagar una cuota mensual puede llevar a que el banco incremente las tasas de interés a la cuenta del usuario. Tener una tarjeta de crédito no es requisito para una vida moderna exitosa y placentera, pero incluso las personas que solo suelen pagar con dinero en efectivo, pueden beneficiarse de contar con una alternativa no solo que los identifique sino que les de credibilidad.

¿Cómo se puede anular una tarjeta de crédito?

Seguro que más de una vez hemos tenido o querido cancelar una tarjeta de crédito, que nos hemos visto empujados a hacerlo para no caer en la tentación de volver a usarla y aumentar la deuda que tenemos, o bien porque sabemos que no la vamos a emplear nunca y no queremos más tarjetas.

El proceso es muy sencillo y rápido, aunque claro está que los procedimientos variarán en función de la cantidad que quede pendiente de pago en la tarjeta y la entidad con la que la tengamos contratada.

Si hay saldo pendiente, lo primero es pagarlo. Para anular una tarjeta de crédito el primer requisito indispensable es que la deuda que tenemos con la entidad financiera quede completamente saldada. El banco no accederá si no se cumple este punto.

Por norma general, todo el proceso suele realizarse con la misma llamada, ya que al indicar nuestras intenciones de cancelar la tarjeta, nos pedirán que hagamos el ingreso de la cantidad a deber o directamente la cobrarán de nuestra cuenta corriente, si así lo indicamos.

Se iniciará un proceso de cancelación instantáneo en el que la entidad financiera se encargará de realizar las acciones oportunas para confirmarlo. Puede que tarden unos días, nos darán las instrucciones y datos que por Ley se exigen, y pasados unos días recibiremos una llamada o carta en la que se confirme la baja.

Otro caso muy frecuente de anulación de tarjeta de crédito se da cuando hemos perdido la tarjeta o directamente hemos sufrido un robo, donde aquí sí habrá que tomar todas las medidas necesarias para evitar que pueda ser empleada por terceros sin nuestro consentimiento.

Como es obvio, en este caso no es necesario saldar la deuda pendiente, ya que con una simple llamada a la entidad financiera o el acceso a la configuración de la tarjeta desde banca online, quedará solucionado. Eso sí, deberás realizar una denuncia en comisaría para garantizar que realmente ha sido sustraída.

¿Cómo se puede renovar la tarjeta de crédito?

Puede que ahora mismo estés pendiente de tu tarjeta de crédito porque has visto que apenas quedan una semanas para que caduque, que la fecha que se indica en ella está a punto de cumplirse y no sabes si podrás utilizarla más o no.

Todas las tarjetas de crédito del planeta tienen una fecha de emisión y otra de vencimiento, la de emisión solo informa de cuándo la recibiste, pero el vencimiento es el día/mes en el que dicha tarjeta dejará de estar operativa.

La primera pregunta que debes plantearte es si quieres que ésta te siga siendo útil, puede que no la hayas utilizado hasta ahora y no te interese seguir manteniéndola activa, o puede que sí, que la uses frecuentemente y tengas unas cuotas mensuales pendientes.

En el caso de que no quisieras contar con ella, solo tienes que llamar a tu entidad financiera antes del plazo indicado y comunicarlo.

Si quisieras renovarla, no te preocupes, el banco suele avisar con antelación, informándote de la situación de la tarjeta y que próximamente recibirás una nueva y actualizada. Puede enviártela directamente por correo, dejando a tu elección que la actives o no, o bien puede citarte en cualquiera de sus oficinas.

Sea como sea, debes saber que no renovar tu tarjeta de crédito no quiere decir que puedas dejar de abonar las cuotas pendientes del saldo dispuesto en ella, es decir, aun no contando con ella, la deuda sigue activa hasta que queda completamente saldada.

Si lo que deseas es cancelar todo, incluida la deuda, tendrás que abonar la cantidad pendiente de la tarjeta y comunicar su anulación, para evitar futuros usos.

 

¿Cuánto tarda normalmente en llegar la tarjeta de crédito? ¿Y en activarse?

Estas suelen ser siempre las dos preguntas clave que todo usuario tiene en el momento de haber solicitado la concesión de una tarjeta de crédito. Generalmente, cuando el proceso de solicitud de una nueva tarjeta de crédito se efectúa de forma presencial en la sucursal bancaria, el empleado que nos atiende procederá a informarnos del plazo que debemos esperar para recibirla.

Si no lo hace o nosotros mismos hemos realizado el proceso de forma online, tenemos que ser conscientes que el trámite generalmente lleva unos días, aunque es poco extraño que se demore más allá de una semana.

Ten en cuenta que hay muchos condicionantes que influyen en el proceso, ya que no es lo mismo realizar la tramitación un lunes a primera hora del día, que un jueves, ya que puede que en el primer caso, el proceso se inicie desde el primer instante en el que se efectúa, impidiendo que llegue el fin de semana sin que tengamos ya en nuestro poder la tarjeta nueva.

Aunque ya advertimos que cada entidad financiera tiene sus plazos y condiciones, que pueden variar entre 2 y 3 días cada una. Hay algunas que hasta pueden realizar todo el proceso en menos de un día, y otras que requieren de unas cuantas horas más.

Para la activación, cuando recibimos la carta con la tarjeta, suele venir un pequeño documento con las instrucciones de activación de la tarjeta, aunque ya te adelantamos que lo más probable es que necesites acceder a la banca online o realices una primera compra en cualquier comercio para que sea activada, así de sencillo.

La activación es un proceso instantáneo, es decir, no habrá que esperar más tiempo para recibir una nueva confirmación, por lo que en el momento en el que la tengamos en nuestro poder, ya podremos comprar.

¿Qué pasa si no pago la tarjeta de crédito?

Con los tiempos que corren es muy frecuente ver como cada vez son más las personas que no son capaces de afrontar los pagos que tienen aún pendientes para saldar la deuda de sus tarjetas de crédito. Sin embargo, este problema tan extendido, puede generar otros muchos mayores si no estamos al tanto de lo que puede pasar si dejamos de pagar.

Lo primer que debemos saber es que en el momento en el que se efectúe el cobro y el banco no encuentre efectivo en nuestra cuenta para cobrárselo, automáticamente se quedará pendiente de pago y aplicarán una tasa de interés mayor a las próximas cuotas, eso por no hablar de una penalización por impago.

Cada mes que transcurra en esta situación será mucho peor, ya que crecerá la deuda, las penalizaciones y nuestras opciones de que nos concedan una nueva tarjeta de crédito en el futuro.

Tras una o dos mensualidades sin éxito, la entidad financiera procederá a ponerse en contacto con nosotros vía telefónica o por correo e intentará informarnos de la situación, ofreciendo soluciones o exigiendo directamente que abonemos la cantidad pendiente (con recargos por demora) , siempre que no queramos tener mayores problemas con ellos.

Pasados aproximadamente 6 meses, el banco procede a inhabilitar la cuenta y buscar alternativas para poder cobrarse la deuda pendiente, y así también asegurarse que nuestra calificación de crédito quede por los suelos. Una de ellas será la de incluirnos en las populares listas de morosidad e iniciar cualquier tipo de proceso judicial si fuera oportuno, generalmente apoyándose en agencias de cobro a morosos.

A partir de este punto, aumentarán las llamadas telefónicas, las cartas notariales, las demandas y toda clase de acciones “legales” para poder conseguir recuperar su dinero prestado, incluso podrían enviar a cobradores de morosos, una figura nada recomendada.

¿Cuáles son las comisiones de las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito han sido desde su invención una de las mejores amigas de sus usuarios, siendo una de las herramientas más utilizadas para realizar sus compras, ya sea por necesidad o simple capricho. Pero esta útil forma de pagar también tiene sus contras, que si no se saben manejar y administrar bien, también pueden convertirse en su enemigo.

Las tarjetas de crédito son un instrumento emitido por los bancos, autorizando a sus clientes para el uso de éstas como un medio de pago para la compra de bienes y servicios. Es básicamente una herramienta que permite identificar y asociar al usuario con el banco.

Pero el uso de este instrumento no es gratis. Siendo una modalidad de financiamiento, el usuario está obligado a pagar el importe de sus compras y además los intereses y las comisiones respectivas.

Las comisiones, son el monto que se les cobran a los clientes o dueños de la tarjeta de crédito por los servicios a ser recibidos por parte del banco.

Una de ellas es la comisión por emisión, mantenimiento y renovación, que aún cuando en algunas instituciones bancarias pueden emitir las tarjetas de crédito de manera gratuita, usualmente los bancos establecen una comisión por la emisión de la misma y que será parte de una comisión anual por mantenimiento. Usualmente la cuota correspondiente a la renovación suele ser la misma que la de emisión, aunque en algunos bancos también realizan la renovación de manera gratuita.

También existen las comisiones por disposición de dinero en efectivo. Estas son transacciones donde el cliente puede a través de un cajero, disponer de un adelanto de efectivo el cual será cargado a su tarjeta de crédito. En este caso dependiendo del tipo de tarjeta, el banco emisor y el cajero utilizado, estas comisiones corresponderán a un porcentaje específico dispuesto por la entidad bancaria.

Igualmente están las comisiones por exceder el límite de crédito, las cuales aplican solo en algunas entidades que permiten esta acción de cruzar el límite de pago, a cambio del cobro de una comisión adicional que dependiendo de la entidad, podría ser una cuota fija o un porcentaje aplicado en base al monto excedido.

Por otra parte está la comisión por reclamos la cual se le cobra al cliente en caso de que tenga alguna deuda con el banco y en este caso, esa cuota suele estar expresada desde el principio en el contrato firmado para la solicitud de la tarjeta.

En caso de que el cliente requiera la cancelación su tarjeta de manera anticipada antes de realizar el pago de su deuda, entonces también se deberá pagar al banco una comisión que usualmente corresponde al 3% del monto pendiente por pagar.

En caso de consultas de movimientos o saldos, también corresponde una comisión, pero sólo en los casos en que el usuario realice estas operaciones en cajeros distintos a su red o entidad. Si lo realiza en su misma entidad, no se aplica ningún cargo.

Así mismo existen otras tantas comisiones que pueden variar de banco en banco y también varían en su origen, así que dependiendo de la entidad pueden existir comisiones por traspasos, duplicados de tarjetas, activación de pagos a través de otros dispositivos y cualquier otra comisión bancaria que pueda acordarse con el cliente.

Así que ante este escenario, es necesario que el usuario esté consciente de todas estas condiciones y llevar un buen control de sus gastos, con el fin de no verse con deudas y sin capacidad de pago. La clave está en evitar el cobro de comisiones y en caso de tener que pagarlos, prever estos montos y no salirse de la capacidad de pago disponible.

¿Cuáles son las mejores tarjetas de crédito que se ofrecen en el mercado?

En la actualidad, la mayoría de las personas utilizan las tarjetas de crédito para realizar compras de todo tipo, desde comprar frutas y verduras en el supermercado hasta reservar por internet la habitación de hotel donde pasar unas buenas vacaciones en familia. Existen muchos tipos de tarjetas de crédito diferentes, debido a que las personas tienen necesidades muy distintas, por este motivo los bancos ofrecen diversos tipos de planes de crédito y de tarjetas de crédito basándose en las necesidades que tengan sus clientes.

El problema está en que no toda la gente conoce los diferentes tipos de tarjetas de crédito que los bancos les ofrecen y adquieren la primera que encuentran. Esto puede causarle muchas desventajas debido a que estará perdiendo una gran oportunidad a la hora de ahorrar dinero y conseguir beneficios por utilizar aquellas tarjetas que más se ajusten a las necesidades personales que tiene usted y su familia. Por este motivo aquí le mostramos algunos ejemplos de tarjetas de crédito que pueden serle de gran ayuda a la hora de hacer sus compras.

Tarjeta de crédito para los más viajeros

Las tarjetas de crédito como MasterCard o Visa sean acertadas en la mayoría de los países del mundo, no todas estas tarjetas tienen los mismos beneficios para los turistas. Las tarjetas no son iguales debido a que la mayoría de los bancos cobran un sobrecargo en los gastos de tu tarjeta cuando haces compras en el extranjero. Estas comisiones pueden llegar a ser hasta de un 10 por ciento de la transacción que ha realizado, algo que seguramente afecte negativamente al presupuesto de tus vacaciones.

Por este motivo, deberá buscar aquellas entidades bancarias donde ofrezcan tarjetas de crédito que me incluyan comisiones por transacciones internacionales. Esto te puede ahorrar mucho dinero en tus viajes y a la vez, si contratas tu tarjeta asociada con la compañía aérea, también te podrá ahorrar dinero en el coste de tus billetes de avión.

Tarjetas de crédito para la gente compradora

Muchos bancos ofrecen tarjetas de crédito que incentivan a aquellas personas que compran productos en ciertas tiendas o grandes almacenes, tanto a nivel nacional como internacional. Por cada compra que haces con este tipo de tarjetas, un pequeño porcentaje se acumula o se devuelve a tu cuenta bancaria, pudiendo percibir una gran cantidad de dinero a final de año o ser partícipe de grandes ofertas en este tipo de tiendas asociadas.

No se deje deslumbrar por ese tipo de tarjetas si no visita aquellas tiendas que están asociadas con tu tarjeta de crédito. Lo más importante es que usted ahorre dinero comprando ropa o objetos que necesite y no comprar porque le devuelvan un porcentaje al final de año.

Las tarjetas que te devuelven dinero

Existen tarjetas que te permiten recibir una pequeña cantidad de dinero por cada compra que hagas. Aunque esta pequeña cantidad no parezca mucho a simple vista, a final de año podrás a ver ahorrado una gran cantidad de dinero utilizando tu tarjeta de crédito para hacer tus compras a diario.

¿Cómo se puede conseguir una tarjeta de crédito? ¿Se pueden solicitar online?

El proceso para poder pedir una tarjeta de crédito no ha cambiado mucho a través del tiempo, pero la información que tienen los clientes que deseen adquirirlas si que ha cambiado gracias a las nuevas tecnologías y en especial a Internet. En la actualidad el pedir una tarjeta de crédito por Internet a cambiado radicalmente la forma en la que los clientes pueden adquirir las mejores ofertas en tarjetas de crédito.

Cuando intentas pedir una tarjeta de crédito por primera vez, todo el proceso de aplicación puede parecer muy difícil y confuso a primera vista, pero la verdad es que el proceso se puede simplificar, en gran medida, si se tiene la información necesaria de antemano.

Factores que influyen a la hora de pedir una tarjeta de crédito en el banco

Hay ciertas cosas que tiene que tener en cuenta antes de aplicar para conseguir una tarjeta de crédito de una entidad bancaria. Entre estas cosas se encuentra los siguientes factores:

  • Edad: las personas jóvenes suelen tener mas dificultades a la hora de adquirir una tarjeta de crédito, debido a que las entidades bancarias consideran que los jóvenes tienen un mayor riesgo de impago.
  • Los estudios que posee: Según los títulos que tenga (Secundaria, Titulo universitario, etc.), las entidades bancarias les ofrecerán unos tipos de interés diferentes, ya que consideran que ciertas carreras universitarias ofrecen unas ventajas económicas sobre otras.
  • Su situación laboral: las personas que se encuentran trabajando en la actualidad y que tenga un buen historial laboral, tendrán muchas más posibilidades de encontrar mejores ofertas a la hora de adquirir su primera tarjeta de crédito.
  • Su historial crediticio: si no ha tenido ningún problema financiero en el pasado (impagos, deudas, etc.) los bancos estarán dispuestos a ofrecerles una tarjeta de crédito que se ajuste a tu historial crediticio.
  • Su estado civil: las personas casadas son a los ojos de las entidades bancarias, mucho más estables que los solteros y es por ello que si está casado tendrá más oportunidades en la búsqueda de la tarjeta de crédito perfecta.

Comprueba todos esos factores antes de aplicar para conseguir una tarjeta de crédito

Por lo que si quiere aplicar para conseguir su primera tarjeta de crédito deberá primero de todo comprobar su historial crediticio, para asegurarse de que no tendrá ningún problema durante el proceso o que le impongan altas tasas de interés que no puedo apagar en el futuro.

Otro aspecto que debe considerar a la hora de aplicar para pedir una tarjeta de crédito, es que sólo aplique a aquellas tarjetas que estén dentro de tu rango de acción y que te las puedas permitir, ya que las denegaciones de tarjetas de crédito puede influir negativamente en tu historial de crédito. Por ejemplo siendo un estudiante no puedes aplicar a una tarjeta de crédito para empresarios de alto grado, ya que seguramente el banco te la denegará. Es mucho más fácil si pides una tarjeta de crédito para estudiantes, ya que puedes estar casi seguro de que serás aceptado por la entidad financiera.

Tarjetas de crédito, lo que hay que saber

El fenómeno de las tarjetas de crédito es enorme en nuestros días, las ventajas inmediatas son innegables y por cierto seductoras, nos permiten realizar compras que luego podemos pagar en un lapso de tiempo determinado. La tarjeta de crédito típica es un modelo rectangular de plástico con apariencia estándar, la cual lleva una banda magnética (y algunas un chip) además de cierta información impresa,  incluyendo elementos decorativos propios de cada agente o empresa que la emite.

Tanga usted en cuenta que una tarjeta de crédito es solo un símbolo, no es una vía de crédito por sí misma, más bien su tenencia implica que se ha firmado un contrato y que existen pruebas o documentos que acrediten las compras realizadas con ella, de esto se desprende con mediante una tarjeta de crédito no podemos ni realizar reclamos ni cumplir con obligaciones. Incluso muchas empresas que otorgan tarjetas de crédito, obligan a la firma de un vale en blanco, a forma de garantía que estas usarán si usted incumpliera sus obligaciones de pago, parte del contrato que usted firma, autoriza a que la empresa use este vale para cobrar la deuda impaga.

El uso de una tarjeta de crédito implica en el fondo un préstamo que le otorga una entidad financiera, con vistas a generar ganancias, de esta forma, si usted no cancela la deuda en o antes de la fecha de vencimiento, tiene que pagar ciertos intereses.

La pregunta más importante es: ¿Beneficia el uso de tarjeta de crédito? La respuesta es compleja, el beneficio, o lo contrario, el perjuicio, viene según el uso que se le dé. Una tarjeta de crédito debe ser usada siempre de forma responsable y mesurada. Muchas personas consideran a la tarjeta de crédito como un ingreso adicional, como un regalo, una dádiva, y disparan sus compras y consumo a niveles que luego los llevan a serios problemas a la hora de pagar.

El secreto del uso responsable de la tarjeta de crédito está en considerarla como dinero en efectivo, cada vez que use la tarjeta de crédito visualice dinero, SU dinero, saliendo de su bolsillo.

Las principales ventajas del uso de una tarjeta de crédito son: Permite comprar bienes o servicios por los que tendría que esperar más tiempo, pago en cuotas, mayor seguridad al no llevar dinero en efectivo y permite retirar efectivo. Las desventajas más notorias del uso de una tarjeta de crédito son: Costos adicionales, portes, comisiones, intereses, ocasiona que muchas veces se pierda la cuenta de lo gastado al no ver “dinero saliendo”, finalmente en algunas personas crea una falsa sensación de solvencia convirtiéndolos en compradores compulsivos.

Algo que tiene que tener en cuenta con respecto a su tarjeta de crédito es la seguridad, hoy en día es muy frecuente ver casos de fraude con tarjetas de crédito, los casos van desde el mero robo de la tarjeta hasta formas más sofisticadas como la clonación de la tarjeta o phishing por internet, si sospecha que su tarjeta ha sido comprometida en forma alguna lo primero que debe hacer es notificar a la entidad emisora, la mayoría de ellas cuentan con teléfonos de emergencia que funcionan las 24 horas del día.

 

Este es un site en español, especialmente dedicado a usuarios o personas que deseen adquirir una tarjeta de crédito